¿Por qué el yoga?

La salud implica la capacidad de recuperarse rápidamente y sin daño, de la tensión y desequilibrios de la vida diaria.

La vida sin estrés o presión es una ilusión; lo humano se potencia y crece en el conflicto.

El cuerpo-mente del individuo, atravesado por energías múltiples, no siempre orientadas en el mismo sentido, procesa los resultados de estos entrecruzamientos.

¿Desde dónde lo hace? Para empezar hay un cuerpo que sustenta un proceso, la mente. ¿Podemos expandir, fortificar,  a partir de ciertas técnicas este  cuerpo-mente para que esas fuerzas no estallen, no se rompan,  en la persona misma? Sí, el yoga tiene múltiples propuestas adaptables a las posibilidades de cada persona.

Conocerse a sí mismo es cuidarse a sí mismo. Sin duda el yoga puede cumplir con este objetivo. Esta filosofía práctica ya ha proporcionado enormes contribuciones en el campo de la psicología y el trabajo corporal auto perceptivo, apuntando a la plenitud de lo humano. Pero también nos ha dejado concepto éticos para el vivir armonioso con uno mismo y con los demás. Aquí propongo  conocer a Patanjali (-III AC), maestro nacido en el Norte de la India, a quien se relaciona como  autor de aforismos o recomendaciones que fueron recopilados en un texto, el Yoga Sutra.Su lectura es una propuesta de vida, considerando la aceptación y el respeto a lo viviente en continua relación con nuestro desarrollo como seres físicos y espirituales.

Silvia Docampo

Instructora de yoga – Lonavla Yoga Institute – Directora: Alicia Souto